Mis fantasmas…

Están allí, en lo hondo, en lo profundo. Me invaden simultáneamente. Sin embargo sólo se manifiestan de a uno por vez, aparecen sin que nadie los llame.
Tienen perfiles variados, muy definidos, muy distintos. Pero todos tienen una parte de mí. Son mis defectos y virtudes potenciados, envueltos en telas de seda de diversos colores, cada uno con una mascara detrás de la cual ocultan su psicología.
Se presentan sin problema, de momento a otro. Es como si se activaran por interruptores: clic – la pluma, clic – la verborragia de lo pasado, clic – la soberbia, clic – la transparencia, clic – los sueños frustrados ocultos detrás del gran señor. Cinco fantasmas que atormentan con su ruido de cadenas la paz que alguna vez albergo mi interior. Mis cinco fantasmas, mis cinco tesoros.
La pluma es bueno con quien quiere. El filo de su lengua es capaz de rasgar hasta la más dura coraza. Para él no hay límites, no hay moral, no existen reglas: la vida es un juego, una eterna ilusión. Expresivo de por mas, siendo hombre posee características de mujer. Todo le da igual.
La verborragia de lo pasado está sumiso en su eterna depresión. Todo lo cuestiona, todo tiene consecuencias negativas. No toca, no se mueve…es un eterno vegetal cuyo único mecanismo de defensa es el habla. Dice todo y no dice nada. Cada oración tiene un trasfondo basado en su pasado infeliz.
La soberbia es detestable. El lo sabe todo, lo puede todo y no hay peros que valgan. Arrogante, caprichoso…no nació para recibir órdenes. Es frontal pero sus verdades duelen. Al igual que la pluma posee veneno, sólo que él no hace diferencia: sea amigo o enemigo, da igual. Se lleva el mundo por delante, como un huracán arrasa con todo a su paso y no hay obstáculo que se lo impida. Al menos él lo ve así.
La transparencia es el más puro de los cinco. En él no habita la maldad. Es simpático, carismático, autentico, extrovertido y diplomático. Sufre por los demás y piensa en todos antes que en él. La gente lo adora y ríe con él. Artista excelso, típico de telenovela, pero no el galán sino secundario. Siendo filántropo, ama la vida, la valora y la respeta
Finalmente el gran señor, el más complejo. Tiene la necesidad de gritarle al mundo lo que siente, pero no puede. Es bueno, comprensivo, pero serio. Es el típico abogado que estudió abogacía porque alguien mas lo quiso así, cualquier otra persona, quien sea, cualquiera menos él. Por eso los sueños frustrados, porque si él lo deseara seria otra persona, pero se dejó influenciar. Posee diplomacia y oratoria, aunque a veces se le cae el diccionario al soltar una grosería; pero se le perdona, es español.
A veces se me hace difícil con tantas personas morando en mi interior. La gente cree que carezco de personalidad, pero los que me conocen saben que ellos forman una parte de mi personalidad. Cada uno es una pequeña pieza de ese complejo rompecabezas. Una pequeña pieza que salta y se agiganta para ser en cada clikc- clikc – clikc – clikc – cl
ikc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: